Benedicto XVI y el viaje a Cuba del cardenal Bertone

Jueves
17:52:40
Marzo
13 2008

Benedicto XVI y el viaje a Cuba del cardenal Bertone

Lo más grave del viaje a la isla-cárcel del alto prelado es la enigmática continuidad de la política de mano extendida del Vaticano y de importantes figuras eclesiásticas hacia la tiranía del Caribe, durante casi cuatro dècadas, continuidad enigmática que ineludiblemente llega al propio pontificado de Benedicto XVI, del cual el cardenal Bertone es secretario de Estado y fue a Cuba como su enviado

View 139.8K

word 1.4K read time 6 minutes, 49 Seconds

La visita a Cuba comunista del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de la Santa Sede, entre el 21 y el 26 de febrero pp., provocó malestar e indignación entre los fieles católicos de la isla y del destierro, por el espaldarazo diplomático que su visita significó para el règimen cubano, en una coyuntura política particularmente delicada. Antes de embarcar para Cuba, en declaraciones al periódico Avvenire, órgano de episcopado italiano, el cardenal Bertone reconoció que su viaje obedecía a una invitación del episcopado de la isla, en el marco de las conmemoraciones por el 10o aniversario del viaje de Juan Pablo II a Cuba; pero que tambièn era fruto de "una invitación, particularmente cálida, de las autoridades civiles", o sea, de los actuales carceleros comunistas. Añadió el jefe de la diplomacia vaticana, de manera chocante, que "Cuba es la prueba de que el diálogo, si es sincero, siempre da frutos", pareciendo olvidar la advertencia evangèlica de que un árbol malo jamás puede tener buenos frutos (S. Mateo 7, 18). Y no perdió la oportunidad de elogiar a monseñor Cesare Zacchi -nuncio apostólico durante los primeros años de la revolución comunista, tristemente c&eac ute;lebre por su colaboración con el règimen, quien llegó a referirse a Castro como "un hombre con profundos valores cristianos"- quien, segùn el cardenal Bertone, "tanto hizo", y "con èxito", por incentivar las relaciones entre La Habana y Roma (cf. Zenit, Febr. 19, 2008). El canciller Pèrez Roque, que lo aguardaba en el aeropuerto junto con autoridades eclesiásticas y comunistas, dijo cínicamente que recibía al alto eclesiástico con "respeto y hospitalidad", y que esa visita era la expresión de las "excelentes" relaciones entre el règimen y el Vaticano. Se comprende que la prensa comunista haya dado cierta notoriedad a su estadía en Cuba, en particular, a su entrevista con el nuevo dictador, Raùl Castro, increíblemente llena de sonrisas y cordialidad, de acuerdo con las fotos divulgadas por la prensa cubana. Castro, a pesar de ser junto con su hermano uno de los mayores represores y torturadores del règimen, durante medio siglo, recibió del enviado vaticano votos de "èxitos" en una "misión" que, segùn el cardenal, el nuevo dictador ejercerá "al servicio de su país". No faltaron, de parte del cardenal Bertone, enfáticas declaraciones contra el embargo norteamericano, pareciendo olvidar que la causa del problema es el implacable embargo interno del règimen comunista contra el pueblo cubano. Este viaje a Cuba y esta entrevista con el dictador de turno se produjeron diez años despuès del viaje de Juan Pablo II, que tantas esperan zas de libertad para Cuba suscitara en el mundo entero. En realidad, a juzgar sus propias confesiones a algunos periodistas, el enviado papal salió de la entrevista con los labios y el corazón tiznados por concesiones, los oídos llenos de promesas, y las manos vacías: ''Todo comienza siempre con promesas, pero esperamos una apertura, puesto que nada es imposible'' (cf. Isabel Sánchez, AFP; El Nuevo Herald, Miami, Febr. 27, 2008). No fueron suficientes sus tímidas alusiones a los presos de la isla, efectuadas al pie del avión que lo condujo a Roma, para atenuar el sabor amargo que dejó su estadía en Cuba, especialmente, en los presos políticos y sus familiares. El procastrismo del cardenal Bertone ya había quedado de manifiesto en su anterior viaje a Cuba, en octubre de 2005, cuando, siendo aùn arzobispo de Gènova, tuvo una larga entrevista con Fidel Castro, despuès de la cual tejió loas a la "notable lucidez" del tirano, expresó su convicción de que en èl "ha crecido el respeto por la religión" y el "aprecio por la Iglesia", rematando, contra todas las evidencias, que en la isla-cárcel "la apertura ya es total" (cf. Armando Valladares, "Cardenal Bertone-Cuba: el Pastor ’bendice’ al Lobo", Oct. 25, 2005). En realidad, lo más grave del viaje a Cuba de tan alto prelado es la enigmática continuidad de la política de mano extendida del Vaticano y de importantes figuras eclesiásticas de diversos países hacia la tiranía del Caribe, durante casi cuatro dècadas, que se remonta a los años en que monseñor Zacchi, ahora ensalzado por el cardenal Bertone, era nuncio en Cuba; y a la època en que monseñor Agostino Casaroli, entonces secretario del Consejo para los Asuntos Pùblicos de la Iglesia, afirmó en visita a Cuba, en 1974, que los católicos de la isla eran felices. Enigmática continuidad que pasa por tantos lamentables episodios protagonizados por numerosos cardenales y altos eclesiásticos de diversos países, que han peregrinado a Cuba comunista, hechos que he tenido ocasión de abordar en artículos anteriores. Enigmática continuidad que pasa po r Juan Pablo II cuando el 8 de enero de 2005, al recibir las cartas credenciales del nuevo embajador de Cuba ante la Santa Sede, hizo un increíble reconocimiento a diversas "metas" supuestamente alcanzadas por la revolución comunista en materia de "atención sanitaria", "instrucción" y "cultura", a travès de las cuales se realizaría la "promoción humana integral", incluyendo el "crecimiento armónico del cuerpo y del espíritu"; algo que colocó a los católicos cubanos en una encrucijada espiritual sin precedentes (cf. Armando Valladares, "Juan Pablo II, Cuba y un dilema de conciencia", Enero 15, 2005 y "Cardenal Sodano y Fidel Castro: el Pastor sale en auxilio del lobo", Mayo 11, 2003). Continuidad enigmática que ineludiblemente llega al propio pontificado de Benedicto XVI, del cual el cardenal Bertone es secretario de Estado y fue a Cuba como su enviado. En el extenso mensaje de Benedicto XVI, llevado por el cardenal Bertone, su alusión al drama de los católicos cubanos no podía ser más decepcionante: "En ocasiones, algunas comunidades cristianas se ven abrumadas por las dificultades, por la escasez de recursos, la indiferencia o incluso el recelo, que pueden inducir al desánimo". -¿A eso se reducirá, segùn la visión papal, el exterminio sistemático de los católicos cubanos, que incluye el asesinato físico en el "paredón" de fusilamiento de jóvenes mártires cuyas ùltimas palabras fueron "-¡Viva Cristo Rey! -¡Abajo el comunismo!", y el asesinato espiritual de generaciones enteras? Mi sospecha, con relación al futuro de Cuba, es que se prepara, con apoyos eclesiásticos del más alto nivel, un castrismo sin Castro que intentaría salvar los supuestos "logros" y "metas" del comunismo cubano en materia social, en particular, la educación y la salud, que en realidad han sido y continùan siendo dos instrumentos implacables de control de las conciencias y de extinción de la fe de niños, jóvenes y adultos. No es la primera vez que me veo en la obligación de conciencia de publicar comentarios críticos, aunque invariablemente filiales, respetuosos y documentados, sobre las relaciones diplomáticas de altas figuras de la Iglesia con el Estado comunista. Son comentarios efectuados por el imperativo de conciencia de un fiel católico, cubano y preso político durante 22 años, que tuvo su fe vivificada al oír los gritos de esos jóvenes que murieron fusilados, cuyas ùltimas palabras fueron de fe en la Iglesia y de repudio a un sistema que, para usar la expresión del entonces cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es una "vergüenza de nuestro tiempo".

Source by La_Circolare_Spigolosa


LSNN is an independent editor which relies on reader support. We disclose the reality of the facts, after careful observations of the contents rigorously taken from direct sources, we work in the direction of freedom of expression and for human rights , in an oppressed society that struggles more and more in differentiating. Collecting contributions allows us to continue giving reliable information that takes many hours of work. LSNN is in continuous development and offers its own platform, to give space to authors, who fully exploit its potential. Your help is also needed now more than ever!

In a world, where disinformation is the main strategy, adopted to be able to act sometimes to the detriment of human rights by increasingly reducing freedom of expression , You can make a difference by helping us to keep disclosure alive. This project was born in June 1999 and has become a real mission, which we carry out with dedication and always independently "this is a fact: we have never made use of funds or contributions of any kind, we have always self-financed every single operation and dissemination project ". Give your hard-earned cash to sites or channels that change flags every time the wind blows , LSNN is proof that you don't change flags you were born for! We have seen the birth of realities that die after a few months at most after two years. Those who continue in the nurturing reality of which there is no history, in some way contribute in taking more and more freedom of expression from people who, like You , have decided and want to live in a more ethical world, in which existing is not a right to be conquered, L or it is because you already exist and were born with these rights! The ability to distinguish and decide intelligently is a fact, which allows us to continue . An important fact is the time that «LSNN takes» and it is remarkable! Countless hours in source research and control, development, security, public relations, is the foundation of our basic and day-to-day tasks. We do not schedule releases and publications, everything happens spontaneously and at all hours of the day or night, in the instant in which the single author or whoever writes or curates the contents makes them public. LSNN has made this popular project pure love, in the direction of the right of expression and always on the side of human rights. Thanks, contribute now click here this is the wallet to contribute


Similar Articles / Benedict...l Bertone